Software, Hardware y la impresión 3D

Ayer fue uno de esos días extraños: estuve todo el día trabajando para avanzar el proyecto de LESS, sin escribir una sola línea de código ni ayudar con la electrónica... todo el tiempo fue al hardware de soporte.

Hardware de soporte: el case

El software tiene que vivir en algún lado. Si el software está en la nube, entonces vive en máquinas distribuidas por el mundo; si es firmware, entonces vive en la electrónica. La electrónica, cuando es relativamente chica en volumen (como es el caso de LESS) vive en el case.

Necesitamos un case. El case da soporte y protección a la electrónica, y permite a la electrónica (que es blandita y buena) interfacear con el mundo (que es duro y malo).

¿Cómo hacer un case?

La producción a gran escala se resuelve con plásticos en China, con un buen juego de matrices y mucha plata de por medio. Y ningún error... porque si hay algún error, tenés 10.000 cajas/lanzas/paneles pagados que se van a la basura.

Para una startup, eso no simplemente no es posible. El producto se contruye de manera iterativa, cometiendo muchos errores (¡a veces a propósito!).

Para empezar a darle forma al producto es preferible usar metal y producir a muy baja escala de manera local. Un trabajo mucho más artesanal, que permite introducir modificaciones de una tirada a la otra manteniendo baja la relación $/aprendizaje.

Pero los tiempo no son buenos. De una tirada para otra pueden ser semanas. Es mucho tiempo para una startup.

La impresión 3D

Una startup necesita siempre bajar el costo de aprendizaje y apretar los tiempos entre iteraciones (aprender más rápido y más barato). En esa línea, hoy en día la impresión 3D se presenta como la mejor primer alternativa. Antes de ir a China, que se maneja en meses, y antes de llamar a un taller local, que se maneja en semanas.

El prototipado en plásticos duros con una impresora como la Prusa Mendel, o cualquiera de las RepRap (que se pueden comprar por USD 1000), permite adaptar un diseño de un día para otra, y por unos pocos pesos.

Entonces el case, que todos los días cambia en la pizarra, puede cambiar todos los días en la impresora. El prototipo se puede modificar tan rápido que ahora el paso más lento del loop cambio->test->aprendidaje->cambio
es el testeo del diseño nuevo en la práctica. ¡Genial!

Una impresora 3D... ¿Dónde?

Todavía no son tan comunes como las impresoras de papel, pero la impresión 3D es una tecnología que ya es realidad. Para poder experimentar basta con ir a tomarte un café a 3DLAB, o preguntar a algún amigo techie. ¡O mandame un mail! Yo me encuentro cada vez más grupos de hobbistas que arman una impresora.

Por Elvio Rogelio Toccalino

Professional programmer, enthusiast hacker, mad entrepreneur