Hackeando mi dieta 3: planeando la dieta

Carbo, Low Carb, Slow Carb, Paleolítica (posta), Atkins, caseras tradicionales (una cabeza de lechuga todos los días, etc.). ¿Cuál dieta? Los platos, la cantidad de nutrientes, etc. Hay muchas opciones (¡Google te puede marear rápido!), y algunas son son variaciones de variaciones de la misma que miraste hace 15 minutos. Para orientarme usé las siguientes ideas:

La dieta elegida debe ser tal que me permita alcanzar mis objetivos rápidamente, manteniendo al mínimo las chances de que me canse y la deje.

Bajar el riesgo de abandonar la dieta

Esto es a lo que más atención presté. Lo peor que puede hacer una dieta por vos es hacer que la dejes, porque te vas con la cola entre las patas, frustrado. La próxima vez que quieras intentarlo te vas a acordar de lo mucho que te costó esta vez.

Para bajar las chances de abandonar, me concentré en tres aspectos que para mí siempre son claves a la hora de trabajar un proyecto.

Bajar las resistencias: vagancia, presupueso y la complejidad

Hacer dieta implica cambiar hábitos, y eso no siempre es fácil. Para empezar una dieta, hay que cambiar qué se come, pero también cómo se cocina, se lava, adaptarse a horarios, etc. Todo eso genera resistencia, que puede llevar a que la dieta no me dure.

La estrategia que prefiero es evitar resistencias y acumular incentivos. La dieta elegida me debe permitir evitar aquellas cosas que me joden, y agregar otras que me incentivan.

  • Lo que quiero evitar:
    • Lavar alimentos y platos.
    • Pasar tiempo en la cocina.
    • Cocinar platos complejos.
    • Contar calorías.
    • Alimentos de alto costo.
    • Alimentos difíciles de conseguir.
  • Lo que quiero agregar:
    • Comerme un asado o una pizza cada tanto.
    • Apreciar resultados consistentemente.
    • Aprovechar los precios cuidados.

Soy vago para cocinar, hacer compras y lavar alimentos y platos. Otra resistencia importante es el dinero (Lo que tengo lo estoy poniendo en mi empresa, LESS). Por último, necesito platos y hábitos simples para facilitar decisiones y planes.

Mantener el compromiso

Como en cualquier proyecto, encarar una dieta requiere de compromiso, un poco de presión, y hacerlo tan personal como se pueda.

Algunas buenas ideas:

  • Transformalo en una apuesta de amigos: apostale a algún buen amigo que podés lograr tus objetivos. Tomá en cuenta:
    • Apostá algo memorable, una buena suma de dinero o un favor grande, algo que vos y tu amigo/a recuerden mientras hacés tu dieta.
    • Ponele un plazo fijo de tiempo. Tu amigo/a (y vos mismo) te va a recordar la apuesta al principio, y seguro también cuando el plazo se está acabando (¡la recta final!), pero este método puede hacerse débil en el medio-plazo. Hacelo más bien corto la primera vez (uno o dos meses).
    • ¿social dieting? Algo interesante es una competencia online como http://www.dietbetter.com/ (nunca lo usé personalmente).
  • Usá twitter o un blog para hacer tus resultados tan públicos como vos toleres. Facebook o Google+ permitirían mantenerlo entre contactos cercanos (no tan efectivo, pero seguro ayuda).
  • Usá una anti-apuesta, como StickK (nunca lo usé personalmente). El mecanismo es interesante: depositás tu apuesta y elegís una organización a la que donar ese dinero cuando termina tu plazo de dieta. El truco es que la organización elegida debe ser algo que vos detestes, que odiarías ayudar, y la donación se realiza si fallás tus objetivos.

¡Motivación!

Mantenerte motivado para persistir en el esfuerzo. Para mí lo que está funcionando las siguientes técnicas:

  • Si a _______ le va bien, a mí me va bien. En mi caso rellenar el blanco con "mi dieta" no requiere ningún esfuerzo mental, y es fácil de recordar.
  • Es un experimento, donde valido mis hipótesis mediante evidencia empírica (obtenida de mi propio cuerpo), y aprendo mucho. Esta técnica debe ser particularmente efectiva con aquellos que, como yo, tienen una mentalidad analítica.
  • Es un juego, como un juego de rol, en el que mejoro mis atributos (los números en mis mediciones) a medida que pasa el tiempo.
  • Es una hábito, no una moda. Si considero a la dieta como lo nuevo que estoy haciendo, corro el riesgo de aburrirme. Para evitar el aburrimiento vale recordarme que la dieta es un cámbio de hábitos que me hace más fuerte y más sano.

Los objetivos como guía

En Hackeando mi dieta 2 me planteé un objetivo, y es claro:

15% de grasa corporal y peso menor a 75kg en 6 meses

Todas mis decisiones son valuadas en términos de qué tanto me ayudan a alcanzar ese objetivo, y entre dos opciones vale aquella que me acerca a mis objetivos más rápido.

Para evaluar cómo voy decidí hacer mediante mediciones semanales (como se describen en Hackeando mi dieta 2), así que necesito que la dieta muestre resultados consistentemente desde la primera semana.

Además, para asegurarme que puedo alcanzar mi objetivo, debe ser posible la fácil introducción de una rutina de ejercicios. Es decir, debo tener suficiente energía para poder ejercitarme. No quiero ser el yogi del siglo 21, ¡quiero jugar al fútbol también!

El ganador: mi dieta

Si bien describo con más detalle la dieta en Hackeando mi dieta 4, a grandes ragos me decidí por una variación de la low carb diet, popularizada por Tim Ferris como slow carb diet en Four Hour Body. Tuve que adaptar las comidas y rutinas para aprovechar las costumbres argentinas y bajar los costos de las comidas.

Por Elvio Rogelio Toccalino

Professional programmer, enthusiast hacker, mad entrepreneur