A mí sí me gustó Edge of Tomorrow

Sabía que había tenido malas críticas, pero me recomendaron mirarla. Me encontré con una historia de cobardía y valentía, amor y sacrificio, viajes en el tiempo, y una invasión alienígena. ¡Está buena!

Vivir, morir, repetir

La película introduce dos- grandes eventos para disparar la trama:

  • La humanidad es invadida por una especie alienígena muy agresiva con un poder sobre el flujo del tiempo.
  • Los humanos son capaces de "robar" el poder de cambiar el tiempo a los invasores.

Este poder es un mecanismo de defensa que torna a la especie alienígena efectivamente invencible en combate: la capacidad de reiniciar el día en que muere. En realidad, el poder es bastante más complejo, pero el efecto que produce en el humano que lo posee en términos prácticos es ese.

Si una persona que ha "robado" el poder muere, esa persona despierta inmediatamente el día anterior, con los recuerdos vívidos previos a su muerte... pero para el resto del universo mañana todavía no ocurrió. En manos de los invasores, este poder hace que sea imposible vencerlos en batalla (repiten el día hasta que ganan); en manos de los humanos, lleva a la historia de la película.

El cobarde

La película hace un muy buen trabajo al presentar a William Cage (Tom Cruise) como un cobarde que va a hacer lo posible para evitar el combate. Especialmente un combate definitivo, donde la humanidad y la amenaza alienígena se juegan el todo por el todo y donde está garantizado un alto número de bajas en ambos bandos.

A medida que la trama se desenvuelve, Cage se ve forzado a pelear, morir, ver morir y matar, una y otra y otra vez. El ciclo se repite tanto que su perspectiva cambia. De una manera completamente anti-natural, Cage aprende a convivir con su miedo y gana valor.

No hay coraje sin miedo

Master Sergeant Farell (Bill Paxton)

La película hace bien en mostrar los momentos en los que Cage flaquea, deja pasar el tiempo y observa desde afuera. De alguna manera, este ejercicio lo obliga a enfrentar la severidad de la situación en la que está metido, y el hecho de que simplemente no puede ignorar su papel en la guerra.

La historia de amor

La única persona que puede entender a Cage es Rita Vrataski (Emily Blunt), quien pasó por la misma condición extraña que Cage (vivir, morir, repetir), y por tanto comparte el eco de la experiencia. Es muy interesante cómo Rita vive su pelea, su vida y su muerte, luego de haber pasado por lo que Cage vive: la presentan a como un ángel de muerte, con el alma curtida por el combate, desinteresada por el daño propio o de los demás; su único propósito es el exterminio de la amenaza.

La colaboración entre Rita y William está signada por la muerte: cada vez que intentan algo y fallan, William debe morir para que puedan volver a intentarlo. La mayoría de las veces, Rita se encarga de "reiniciar" usando su pistola. No duda. No piensa. No siente. Le dispara a William en la cabeza sin remordimientos.

La locura

El tramo final de la película cuenta la batalla de la que nadie se entera. La pelea silenciosa que termina determinando el futuro de la humanidad.

Mucho vértigo, muerte y sacrificio. Se muestra a todos los involucrados comprometidos a pelear, sufrir y morir por tener una sola chance (¡la última!) de vencer.

El ¿error...?

La muerte del Omega, el individuo central de la especie alienígena, marca la victoria de los humanos. La película luego devuelve al espectadores un final feliz para todos los personajes involucrado (que francamente no hace falta, pero se trata de una peli de Hollywood después de todo).

Contemplando el final, se me ocurrió que podía haber una falla clara: Si el Omega estaba por ser asesinado en combate... ¿por qué no reiniciar el tiempo? Solo necesitaba forzar a uno de sus individuos a suicidarse, y tendría un nuevo intento para defenderse.

Conversando hoy, me doy cuenta de queda al menos una familia de ideas que pueden salvar el final: la película nunca muestra suicidio entre los alienígenas... Uno podría llegar a pensar que la especie nunca evaluó la posibilidad de usar su poder mediante el sacrificio propio. Tal vez nunca tuvo la necesidad, o tal vez es incapaz de contemplar la posibilidad de la muerte voluntaria. De cualquier manera, ese escape permite salvar la crítica del final.

No será la salida más elegante, pero me saca del problema de quedarme mal con esta película que, en suma, me entretuvo y me disparó varias ideas interesantes.

Por Elvio Rogelio Toccalino

Professional programmer, enthusiast hacker, mad entrepreneur